Nokticiero
Agencia de Comunicación Estratégica

Campesinos exigen que se garantice el precio del maiz, pero que se quede en Guerrero

0 107

Organizaciones de campesinos, aglutinados en el colectivo Fuerza Guerrerense y el Foro Permanente de Organizaciones Sociales exigieron que se mantenga el precio de garantia del maiz a los productores de Guerrero, pero que el grano se quede en la entidad, para no encarecer el producto a los industriales de la mass y la tortilla y no se incremente el costo de la tortilla.

Reclamaron también la falta de políticas públicas reales a favor del campo guerrerense y que las delegaciones federales “hoy son cascarones infuncionales”, porque no hay quien los atienda.

Alertaron que los altos precios de los insumos para la producción de los granos, la caída del precio internacional de los granos, y la competencia desleal que causan los productos transgénicos importados de Estados Unidos, amenazan con llevar a la quiebra a los productores mexicanos.

Por esa raz[ON consideraron que es urgente que el gobierno federal amplíe a 12 mil millones de pesos más, el presupuesto para la Seguridad Alimentaria Mexicana (Segalmex), porque con ello, será posible asegurar un precio de garantía adecuado para la cosecha de los granos, durante los meses de noviembre y diciembre de este año.

Evencio Romero Sotelo, dirigente de la Liga de Comunidades Agrarias y Sindicatos Campesinos, consideró que ya no pueden esperar más los apoyos para los productores agricolas, y recomendó a los funcionarios federales cometer menor actos de corrupción y trabajar más para impulsar de manera efectiva al campo.

Mientras que Antonio Colín Ramírez del Foro de Organizaciones Sociales pidió al gobierno del estado tomar medidas urgentes para incentivar la producción de alimentos en la entidad, y asegurar el precio de garantía para la siguiente cosecha, porque de lo contrario, se avecina “una catástrofe”.

Marco Antonio Reyes, dirigente de la Unión Nacional de Trabajadores Agrícolas (UNTA) sostuvo que se requiere que los gobiernos, federal y estatal pongan en marcha un plan de contingencia que dé confianza a los productores y se garantice la estabilidad en el precio y abasto del maíz, porque de lo contrario, “el hambre se hará presente en la población y nos obligaremos a consumir el maíz transgénico importado con altos contenidos de glifosato”, e insistió en que las organizaciones de campesinos “sólo somos gestores y no los recipenciario de los programas como lo ha dicho el gobierno federal para descalificarnos”.

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.